asociaciondiabeticoscc

Blog de la Asociación Cultural de diabeticos de Cáceres

  • Archivos

  • Sede Asociación Cultural de Diabéticos

    Av. de Portugal nº 11, Loc. 4 Cáceres

  • Horario

  • CONTACTA CON NOSOTROS

    Si tienes alguna duda o sugerencia, puedes  contactar con nosotros:

  • Calendario

    julio 2012
    L M X J V S D
    « Jun   Ago »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Categorías

  • Entradas recientes

  • Decalogo Vida Saludable

  • Diabetes. Aspectos Psicológicos

  • REVISTA EN 3D OCTUBRE 2016

  • Revista Diabéticos Presente y Futuro

  • CONSUMER EROSKI-DIABETES

  • RECETAS DE COCINA – EROSKI

  • Una Vida Mejor: La Diabetes

  • VISITAS:

    • 50,612 hits
  • ¿Tengo diabetes ?

  • Libros, guías y Consejos Diabetes

  • COMPOSICIÓN NUTRICIONAL DE UN ALIMENTO

  • Calcula el índice de Masa Corporal

  • Test de Findrisk (Fundación para la Diabetes)

  • Dietas por raciones. Laura González

    Laura González.- Enfermera
  • Manual de la Alimentación Escolar Saludable

  • Si tienes diabetes, cuida tus pies

  • Encuesta Percepción Social de la Diabetes en España

  • Entidades que colaboran con la Asociación

  • FEDE, Quien es quien.

EL VERANO Y LA DIABETES

Posted by Asociacion Diabeticos Cáceres en 03/07/2012

RECOMENDACIONES | Evitar riesgos

Veraneo con diabetes

El verano puede ser una época difícil para mantener a raya la diabetes. La pérdida de la rutina diaria incita a relajar el control de la dieta y los cuidados básicos de la enfermedad, por lo que algunos pacientes inician septiembre con los niveles de glucosa fuera de control. Los especialistas recuerdan que, siguiendo unos consejos básicos, es posible disfrutar al máximo de las vacaciones sin descuidar la salud.

Si eres paciente de diabetes tipo 1 necesitas insulina como parte de tu tratamiento. El calor puede hacer que tu cuerpo absorba más rápido algunos tipos de insulina así que necesitarás ajustar las dosis, las comidas y los líquidos que ingieres. Necesitarás medir tu glucosa con mayor frecuencia para así llevar un control más preciso.

Tu diabetes no toma vacaciones, pero llevando el control adecuado podrás disfrutar de esta época del año gozando de buena salud.

Recomendaciones.

• Refrigeración

  • En caso de viajes a zonas de excesivo calor, es recomendable llevar una nevera u otro sistema de refrigeración para mantener insulinas y otros tratamientos a una temperatura adecuada.

• Acreditación

  • Algunos países, como Estados Unidos o Israel, tienen políticas muy restrictivas de control de pasajeros. Por eso, si se acude a zonas como estas, es importante disponer de un informe médico o de un documento similar que acredite que el paciente es diabético y que necesita viajar acompañado de determinado material médico.

• Información

  • Si se viaja al extranjero, también es importante informarse previamente sobre la gastronomía del país y la composición de sus platos básicos. “Y una vez allí, hay que preguntar de qué están hechos los platos, para evaluar las raciones y la cantidad de hidratos de carbono que se consumen”

• Diarrea del viajero

  • En caso de sufrir la clásica gastroenteritis aparejada al turismo, un diabético debe prestar especial atención a su hidratación. “Esta ha de hacerse con azúcar y, aunque no se ingiera ningún alimento, hay que continuar poniéndose insulina, porque, si no, las consecuencias pueden ser importantes”, y se recomienda contar con referencias sanitarias en la zona.

• Ojo con los excesos

  • Sobre todo en casos de diabetes tipo 2, que suele estar asociada a problemas de sobrepeso u obesidad, y evitar la tentación de sucumbir diariamente a una oferta alimentaria mucho más amplia de lo habitual (síndrome del bufet’), por lo que hay que controlar las comidas y hacer ejercicio, porque, si no, se corre el riesgo de volver del verano con muchos más kilos y un peor control de la enfermedad”

Otro problema del verano puede ser la deshidratación en los meses de calor

Cuando el termómetro alcanza los 80 grados Fahrenheit y el índice de humedad sobrepasa los 40 grados, estás en riesgo de deshidratación, agotamiento por calor y problemas en tus pies.

Deshidratación

El calor del verano puede causar deshidratación. Si eres diabético, debes incrementar tu ingesta de líquidos. Los diabéticos están en mayor riesgo de deshidratación ya que también puede ocurrir cuando los niveles de glucosa en la sangre están altos, independientemente del clima. Cuando tus niveles de azúcar en la sangre están por encima de lo normal, orinas con más frecuencia, entre las micciones y el sudor, puedes deshidratarte. Sigue a continuación las recomendaciones de los expertos para combatir la deshidratación en meses de calor:

  • • Come tu agua. Consume más frutas y vegetales durante el verano. La sandía y los pepinos son casi todo agua, el resto, vitaminas y fibra.
  • Las naranjas, toronjas, limas y limones, son ricos en vitamina C y fibra soluble. Si se te hace difícil consumir agua sola, trátala con el zumo de una lima o limón, le añadirás más sabor y vitaminas.
  • El tomate es uno de los vegetales que más agua aporta y es fuente de antioxidantes. La lechuga es muy baja en calorías y de igual modo te mantendrá hidratado. Consúmela junto a otros vegetales en ensalada o añádela a tu sándwich favorito para un almuerzo rápido y nutritivo.
  • • Hidrátate al ejercitarte. Asegúrese de beber agua antes, durante y después de ejercitarte. Opta por ejercitarte en lugares bajo techo y con acondicionadores de aire. Si te ejercitas al aire libre, prefiere hacerlo bien temprano en la mañana o tarde en las horas de la tarde cuando los rayos del sol sean menos intensos.
  • • Lleva un registro del agua que consumes. Anotar los vasos de agua que consumes en el mismo cuaderno donde anotas tu lectura de glucosa te hará más consciente. Un mínimo de ocho vasos al día es lo recomendado. Para ayudar a recordarte, puedes tomar uno en la mañana en ayunas, antes de cada comida, en cada una de las comidas principales y junto a tus meriendas.
  • Mantener una botella de agua contigo en todo momento es la forma más sencilla de recordar que debes mantenerte hidratado sin siquiera pensar en ello.
  • • Limita la cafeína y el alcohol. En su lugar prepara infusiones. El alcohol y la cafeína deshidratan el cuerpo y en los meses de calor su efecto puede ser más severo. Se recomienda infusiones de manzanilla, menta, o té verde, además de sus propiedades, te refrescarán y mantendrán hidratado.

Consejos sobre la alimentación de los niños en verano

Durante el verano el ritmo de los días cambia y resulta más difícil llevar la rutina establecida durante el invierno tanto en los horarios como en las comidas.

La diabetes tipo 1 de nuestros hijos es una enfermedad que no coge vacaciones y que puede complicar enormemente los niveles de glucosa si por el ritmo que imponen las vacaciones flexibilizamos en exceso los controles de la alimentación.

Es más difícil para el niño con diabetes infantil renunciar a las tentaciones que verá en otros niños continuamente en forma de helados y chuches.

Ellos deben de ser responsables y conscientes de su diabetes y saber renunciar pero renunciar es muy duro hasta para los adultos, así que en algún momento habrá caprichos o lloros por tener que privarse del helado que les apetece tomar. No importa, esto es así y lo tienen que aprender. Tampoco pasa nada si en alguna ocasión se hace una excepción para que nuestro hijo con diabetes infantil pueda disfrutar de un helado, siempre comprobando sus raciones y sustituyéndolas por otras de la comida, haciéndolos conscientes de que se trata de una excepción y que por tanto deben de disfrutar mucho de ella ya que pasará tiempo hasta que se pueda repetir.

A pesar de tener diabetes tipo 1 y necesitar un control exhaustivo de su comida, de sus raciones de hidratos de carbono en verano a todos nos apetece tomar unas cosas más que otras, nos apetecen cosas frescas y más ligeras, podemos probar a hacer más ensaladas de lechuga, de arroz o de pasta; podemos incluir una variedad más amplia de frutas y podemos incorporar algún postre con escasos hidratos de carbono como son las gelatinas que pueden tener cierta similitud con el hecho de tomar un helado si se lo damos bien fresquito.

No nos olvidemos de los tentempiés de la mañana y las meriendas, puede ser que estén tan entretenidos jugando o en el agua que se nos pase por alto. Además hay que tener en cuenta que por estar tan activos en la piscina o en la playa noten menos los síntomas de una hipoglucemia, no está demás hacer algún control extra ante la mínima duda.

En cuanto a los horarios de las glucemias, de la administración de la insulina o de las comidas no pueden variarse cada día en función de si nos apetece dormir más o nos queremos ir más tarde a comer o cenar pero si podemos adaptarlos paulatinamente al nuevo ritmo diario, moviendo todas las horas en proporción.

Esto no quiere decir que tengamos que renunciar a disfrutar de un día que queramos comer o cenar más tarde, ya que es tan simple como tener la previsión de preparar unos sándwiches para que nuestro niño con diabetes infantil pueda como los demás participar de todas las actividades sin saltarse ninguno de sus controles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s